En los últimos años, el mundo de la salud bucodental ha seguido dando pasos de gigantes, estudiando cada caso para encontrar la mejor respuesta a cada situación. Uno de los mayores ejemplos es el trauma oclusal. Siempre ha estado ahí, al que muy pocas veces le prestamos la verdadera importancia que tiene, y es que es el origen de muchos problemas más graves que se dan en los dientes.

trauma oclusal

¿Qué es el trauma oclusal?

El trauma oclusal durante muchos años ha sido un“problema poco conocido” y la mayoría de los doctores lo confundían con la enfermedad periodontal o piorrea. Ambas comparten síntomas parecidos, tales como que los dientes se van haciendo más largos por la pérdida de hueso y encía, o por el dolor y sensibilidad. Es un problema muy grave que cada vez afecta a más gente debido, entre otras cosas, a la vida tan ajetreada que llevamos.

El diagnóstico es fundamental

Es muy importante, a la hora de realizar un diagnóstico, que se conozca la causa de la enfermedad periodontal. Ésta nos dará indicaciones claves referentes al grado de trauma oclusal presente en la boca del paciente.

trauma oclusal

Indudablemente, es fundamental resaltar que es importante solucionar cuanto antes la dolencia periodontal para evitar que el trauma oclusal vaya a más. A su vez, deberá analizarse las características a tener en cuenta de cada boca (mordida, grado de exposición de los dientes o la colocación de los mismos).

Recomendaciones para combatir el trauma oclusal

Nosotros a nuestros pacientes, en cuanto detectamos un posible trauma oclusal, lo primero que hacemos es informales de los trucos para poder acabar o evitar desarrollar un problema tan complejo y serio.

  1. Ser conscientes de la importancia del problema.
  2. Rehabilitar la oclusión en el caso de faltar piezas o presentar mala oclusión.
  3. Comer con tranquilidad y pensando en usar los molares en ambos lados.
  4. No mantener chicle en la boca más de dos minutos. Únicamente se busca un efecto limpieza con él.
  5. No usar los dientes como tijera o abridor nunca.
  6. Dejar la boca entre abierta cuando no estemos dándole uso (conduciendo, leyendo, viendo la televisión…).
  7. Uso de una férula de descarga con el fin de proteger los dientes.
  8. Practicar técnicas de relajación muscular. Es importante saber que el origen del problema es muscular y no dental.
  9. El trauma oclusal está muy relacionado con el estrés. Por ello, es importante reflexionar acerca del estilo de vida, dejando tiempo para la relajación y el deporte.

Si después de leer este artículo mantiene alguna duda sobre qué es el trauma oclusal o como prevenirlo, no dude en contactar con nosotros por la siguientes vías:

Igualmente, si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer nuestro anterior post sobre ‘El Sistema BOPT, la técnica que supone un avance para el mundo dental’ pinchando aquí.

Escribe tu comentario

El email no es publicado