Tratamiento de tejidos periodentales

 instrumental

instrumental

Las enfermedades periodontales son un conjunto de enfermedades que afectan a los tejidos que rodean y sujetan a los dientes.

Son enfermedades de naturaleza inflamatoria y de causa infecciosa que dependiendo de su grado de afectación las denominamos gingivitis, cuando el proceso inflamatorio solamente afecta a la encía y no están afectados los tejidos que sujetan el diente.

Cuando el proceso inflamatorio afecta a los tejidos periodontales profundos, se produce destrucción del hueso y ligamento que soportan y sujetan los dientes. A este grado de afectación lo denominamos periodontitis. Si no se trata evoluciona destruyendo todo el soporte del diente y con ello el alojamiento y perdida del mismo.

Preguntas más frecuentes

Sí, y es el síntoma más evidente de una gingivitis o periodontitis. Puede ocasionar a largo plazo movilidad y/o pérdida de los dientes.

Son enfermedades silenciosas, cursan sin dolor y síntomas evidentes. Además progresan sin que se dé cuenta de ello, por lo que lo mejor es que sean diagnosticadas por su dentista.

De todas maneras este atento si nota alguno de estos síntomas:
- Sangrado al cepillarte. Recuerda que una encía sana nunca sangra de manera habitual. Si tus encías sangran cada vez que te cepillas los dientes significa que tus encías están enfermas.
- Inflamación y enrojecimiento de las encías.
- Mal aliento permanente.
- Movilidad dental.
- Pus entre los dientes y encías.

TRATAMIENTOS NO QUIRÚRGICOS: En casos no avanzados el tratamiento se limita a un raspaje y alisado de la raíz bajo el borde de las encías.

TRATAMIENTOS QUIRÚRGICOS: Si tras la eliminación de los depósitos de sarro todavía permanecen bolsas periodontales profundas, éstas pueden ser eliminadas quirúrgicamente. De esta manera la encía que estaba alterada por la enfermedad se adhiere de nuevo a los dientes y se puede curar.

IMPORTANTE: Los pacientes con enfermedades periodontales deben ser examinados periódicamente. Esto incluye la remoción de sarro y pulido de los dientes, habitualmente cada seis o doce meses.

En un 90% de las ocasiones se origina en la boca. La causa más frecuente es una mala higiene oral y/o la presencia de una gingivitis o periodontitis.

¿Compartir?