La importancia de la prevención en la salud bucodental

Prevención en la salud bucodental

Es mejor prevenir que curar

Todos hemos escuchado alguna vez la frase “es mejor prevenir que curar”, probablemente de la boca de nuestras abuelas o madres. Este refrán tiene ya muchos años, y es de aquellos que no pasan de moda, ya que los que lo utilizan saben bien por qué lo dicen. La experiencia es la mejor forma de conocimiento, y todos sabemos que alguna vez nos hemos metido en problemas pudiendo haberlos evitado. Coger un resfriado por no abrigarte bien, romper la pantalla del móvil por no ponerle protección, o sufrir caries por no cuidarte los dientes correctamente.

Normalmente no le prestamos la atención que se merece a nuestra dentadura, le dedicamos mucho más tiempo a estar delgados o a tener una piel libre de imperfecciones, y no nos damos cuenta de que los dientes son para toda la vida. Nos acompañan a todas partes, y nos sirven para cumplir funciones básicas como comer y hablar, además de tener una función social, ya que es lo que se esconde tras tu sonrisa. Y tu sonrisa dice mucho de ti. Es imposible hablar con alguien y no fijarte en sus dientes, y lo queramos o no, influye en la percepción que obtenemos de la otra persona.

En Clínicas asonreir, a pesar de que tenemos tratamientos y soluciones para cualquier asunto relacionado con tu dentadura, pudiendo sanarlos, blanquearlos, y en general, cambiar su estética, nos regimos por una estricta filosofía de prevención. Nuestra prioridad siempre eres tú, y prevenir siempre va a ser la opción más saludable y natural, y por lo tanto, la más económica. Para ello contamos con un programa de educación sanitaria llamado Plan de Prevención e Higiene, en el que te enseñamos cómo cuidar tu dentadura para evitar caries y/u/o otras infecciones.

La higiene bucal debe estar dirigida al control y la eliminación de la placa dental, y esto se puede hacer mediante métodos mecánicos y/o químicos. Los pilares son en el cepillado dental y el uso del hilo o seda dental. (Sí, ¡como lo lees! Es algo que solemos dejar en un segundo plano, pero debe formar parte de nuestra higiene diaria, y es igual de importante que el cepillado). Tampoco hace falta pasarte el hilo después de cada comida, con hacerlo por la noche antes de dormir será suficiente.

El uso de colutorios puede ser una ayuda cuando no se consiguen los resultados deseados con la higiene básica. Eso sí, precaución, porque la utilización debe ser indicada por un odontólogo ya que alteran la flora bacteriana habitual de la boca y afectan sobre los tejidos dentinarios pudiendo llegar a producir tinciones (coloración). Por otra parte, el uso del flúor también interfiere en el metabolismo de las bacterias reduciendo su papel patógeno, siendo así una ayuda extra para prevenir la aparición de la caries.

¡No olvides que la dieta también influye considerablemente en la producción de caries! Reducir el consumo de azúcares y aumentar el de vitaminas y minerales, sobre todo calcio, fortalecerá tu dentadura y será indispensable para tener una boca sana.

Por último, y lo más importante de todo, no olvides acudir a tu odontólogo a hacerte revisiones frecuentes. Pregúntale cualquier duda, ya que el será tu mejor guía. Te recomendamos informarte en nuestra clínica acerca del Plan de Prevención e Higiene, un programa destinado tanto a los más pequeños, como a los adultos que deseen completar su tratamiento integral o que simplemente crean en la prevención de su salud. ¡Te obsequiaremos con un cepillo sónico de calidad profesional!

Escribe tu comentario

El email no es publicado