Cirugía e implantes dentales en Clínica asonreir Chiclana

 implantes dentales chiclana

implantes dentales chiclana

Los implantes son elementos metálicos que se ubican quirúrgicamente en los maxilares por debajo de las encías, restituyendo las piezas dentales perdidas. El implante se fusiona con el hueso mandibular, lo que proporciona un soporte estable para los dientes artificiales. Una ventaja de este procedimiento es que no precisa el desgaste de las piezas adyacentes.

implantes btiLa importancia de la calidad del implante usado es fundamental para reducir el índice de fracaso.

En asonreir ponemos los mejores implantes del mercado: Straumann y BTI

Preguntas más frecuentes

Una buena manera de explicar lo que es un implante es compararlo con un diente natural. El diente se compone de dos partes, de una parte visible en la boca, que es la corona y de otra parte no visible que se encuentra unida al hueso, que es la raíz.

Pues cuando se coloca un implante, éste haría de lo que es una raíz en un diente natural, y, sobre este implante a continuación podríamos colocar la parte visible, una corona “postiza” de cerámica, bien atornillándola o bien cementándola sobre dicho implante.

Cuando se pierde uno y, sobre todo, cuando son varios los dientes ausentes la oclusión o mordida se va alterando poco a poco. Generalmente esto pasa desapercibido hasta que estos desajustes nos impiden comer como antes.

Estas alteraciones consisten en una sobrecarga sobre el resto de los dientes que nos quedan, acortándose la supervivencia de estos. Además los dientes adyacentes a las piezas que nos faltan tienden a inclinarse hacia el espacio vacío produciéndose por tanto estos cambios en la oclusión.

Los tratamientos de implantes se hacen con anestesia local, por lo que en el momento de la cirugía no va a notar nada.
En ocasiones, en el postoperatorio es normal que note (ligero) dolor, normalmente nada que no pueda aguantar o que no ceda con un simple analgésico. Nuestra experiencia nos dice que la colocación de un implante no molesta más que otros tratamientos como pueden ser una endodoncia o una extracción dental.

No, sería más correcto afirmar que pueden durar toda la vida. Una vez oseointegrado el implante, en algunos casos (pocos) pueden sufrir una perimplantitis con una progresiva pérdida del hueso que lo rodea.

El titanio es un material totalmente biocompatibe, por lo que el organismo lo reconoce como algo propio. Lo que si puede pasar es que haya algún fallo en la oseointegración del implante (que falle la unión del hueso al implante). Si esto ocurriese (menos del 5% de los casos) no significa que su cuerpo tenga un “rechazo” a los implantes en general. Se puede volver a colocar otro pasado un tiempo en la misma posición sin que vuelva a haber un fallo en la oseointegración.
Cuanto más comprometido sea al caso más riesgo hay de que esto suceda. Si esto ocurriese, en nuestra clínica dental nos comprometemos a colocar siempre otro al paciente sin ningún coste adicional para él.

El número de implantes dentales se determina mediante el estudio del caso. Por esta razón, se tomarán modelos de su boca, se harán fotografías, radiografías y otras pruebas complementarias para un estudio de implantología.
Dependerá del número de dientes que estén ausentes, del tamaño de implante que podamos colocar, y del tipo de prótesis que desee llevar, fija o removible (sobredentadura).
Por regla general, una persona edéntula total (sin ningún diente en toda la boca) que quiera colocar una sobredentadura removible, con 2 implantes para la mandíbula y 4 para el maxilar superior serán suficientes. Por el contrario si desea una prótesis fija normalmente harán falta 6 implantes por cada maxilar.
En casos de personas edéntulas parciales, es decir, si te faltan sólo algunas piezas, no sería necesario colocar un implante por cada pieza ausente. Por ejemplo, si te faltan de tres a cuatro piezas y éstas están pegadas, con 2 implantes en cada extremo podría ser también suficiente, siempre y cuando el volumen óseo disponible lo permita.

Hoy en día existen muchas técnicas para realizar cirugía de implantes en caso de tener poco hueso. Debido a las mejoras en las superficies de los implantes se ha demostrado el éxito de los implantes cortos. Si esto no fuera suficiente podemos recurrir a técnicas de regeneración ósea con hueso sintético, autólogo (propio del paciente), elevaciones de seno maxilar…

Es una técnica de regeneración ósea a la que recurrimos cuando hay poco hueso en la zona de los molares superiores. Consiste en rellenar con hueso una cavidad hueca llena de aire llamada seno maxilar. Esta cavidad se encuentra debajo de la región malar (pómulos).

Prácticamente todos los casos están terminados a los tres, cuatro meses de haber realizado la cirugía de implantes. De todos modos, se puede colocar una prótesis fija provisional el mismo día de la intervención quirúrgica, si el caso lo permite. Es lo que se conoce como “Carga inmediata o dientes en un solo día”.
En los casos en los que no se pueda realizar la carga inmediata existe la posibilidad de colocar una prótesis removible, de manera que usted nunca saldrá de nuestra clínica sin dientes.

Existen dos técnicas para colocar un implante, con colgajo o sin colgajo. La primera es la manera tradicional (y la más habitual) de colocar un implante realizando una incisión en la encía y despegando un colgajo y la segunda se realiza sin despegar la encía (“sin cirugía”).
Si después de realizar el estudio implantológico nos encontramos con un caso con suficiente hueso podemos realizar la colocación del implante sin realizar ningún tipo de colgajo. En cambio si el caso no es tan sencillo y hay que realizar alguna regeneración ósea esto nos obligará irremediablemente a tener que despegar un colgajo.

Consiste en colocar los implantes y una prótesis fija en el mismo día de la intervención quirúrgica. Hay que tener en cuenta que no siempre se puede realizar. Sólo en determinados casos favorables.
Cuando se ofrecen implantes de carga inmediata, la prótesis que le pondremos será provisional (de resina), ya que las prótesis de cerámica no se deben realizar en tan poco tiempo. Pasados unos meses, cuando los implantes se encuentren integrados y los tejidos hayan cicatrizado, se la sustituiremos por una definitiva de cerámica con una máxima estética.
En aquellos casos en los que no sea posible realizar la carga inmediata le facilitaremos otras opciones de prótesis para que usted no salga nunca de nuestra clínica sin dientes.

Básicamente existen dos tipos de prótesis. Las fijas de cerámica y las removibles de resina. Estas últimas son de “quitar y poner” y requieren un menor número de implantes. Por ello son más económicas.

La principal diferencia es que en los puentes convencionales hay que desgastar los dientes vecinos, por tanto el tratamiento es más conservador en el caso de los implantes y por tanto más estético.

De todas maneras le informaremos personalmente de cuál es la mejor opción que se ajuste a su caso ya que, aunque habitualmente recomendamos los implantes, en algunas ocasiones aconsejamos realizar el puente convencional.

Aquí siempre que se pueda recomendamos las prótesis sobre implantes. Todo son ventajas:
– Mayor comodidad ya que no se le moverá o caerá al hablar.
– No se verán antiestéticos ganchos metálicos.
– No encontrará sensación de ocupación de espacio en el paladar ni el resto de la boca.
– No tendrá que usar pegamentos o adhesivos dentales.

¿Compartir?