En vistas del éxito de nuestro anterior post hablando de los cuidados bucales durante el embarazo y tras el parto, hoy abordaremos un nuevo tema como es el dolor de los bebés cuando les empiezan a salir los primeros dientes.

La aparición de los primeros dientes puede ser incómoda e incluso, en ocasiones, dolorosa para los/as más pequeños/as de la casa. No obstante, no debes preocuparte ya que es un proceso natural, y desde la Clínica Dental A Sonreír vamos a darte una serie de tips que te ayudarán a hacer más sencilla esta etapa de tu bebé. 

Los primeros dientes aparecen entre los tres y nueve primeros meses de vida del bebé. Es una etapa que, como hemos comentado antes, no es especialmente cómoda. Nuestros pequeños/as puede llegar a tener fiebre, perder apetito e incluso babear más de la cuenta, pero no te preocupes. Es una fase más dentro de este “incómodo” periodo.

Muchos no lo saben, pero es la noche el momento en el que más le molestan las encías a los bebés, por lo que aprovecha ese momento para poner en práctica todos nuestros tips.

Tips para hacer más fácil esta etapa

  • Masajes: Realizar masajes suaves en la encía del bebé es un remedio muy eficaz e inmediato. Debes hacerlo con mucha delicadeza, realizando movimientos circulares en la encía con un solo dedo. Si lo haces varas veces al día, el bebé lo agradecerá.
  • Paños fríos: La posibilidad de acariciar -del mismo modo que en el punto anterior- la encía con un paño frío también es una de las mejores opciones. Incluso, puedes dejar que el bebé lo muerda por si mismo/a.
  • Puré casero de frutas: Además de ser sano para el bebé por sus propiedades, un puré de frutas casero -bien frío, eso sí- puede ser interesante para conseguir rebajar la dolencia de nuestro/a pequeño/a.
  • Juguete mordedor frío: Enfrías un juguete para morder en la nevera durante varias horas también es una opción muy interesante, para que sea el propio bebé el que alivie su dolor.

No caigas en el mito del Paracetamol

En muchas páginas webs hemos podido leer que un remedio muy eficaz es dar masajes con el dedo -impregnado de Paracetamol- al bebé. Es un remedio que al parecer tiene un alto efecto, pero ahora te explicaremos por qué no debes usarlo. 
Usar un medicamento tan fuerte como el Paracetamol, aunque sea en una dosis pequeña, puede ser perjudicial para el bebé. Claramente, no hablamos de una situación que vaya a convertirse en algo grave, pero si es cierto que a esas edades, el uso de medicamentos de dicha prescripción no es lo más recomendado.

Es normal que alivie el dolor, ya que esa es la función base del Paracetamol, pero la idea de dar un químico a una edad tan temprana no la aprobamos en nuestra Clínica. 

Es más, como mínimo el bebé debe tener seis meses para poder llegarnos a plantear esta opción. No obstante, los remedios naturales que hemos puesto anteriormente son mucho más eficaces y sanos. Así que no caigas en este mito. 

Eso sí, ante todo, debes saber que si el dolor no cesa, deberás acudir a tu dentista o a un pediatra que pueda dar una solución de primera mano, ya que lo más importante es la comodidad del bebé.

Si te ha gustado este post, te recomendamos leer nuestro artículo sobre los cuidados bucales durante y tras el embarazo pinchando aquí

Escribe tu comentario

El email no es publicado